jueves, 22 de enero de 2015

Dólar e inflación, un típico error conceptual

Dólar e inflación, un típico error conceptual

El otro día mientras participaba de un programa de televisión, no pude dejar de sorprenderme por el consenso que existe entre la mayoría de las personas acerca de que la responsabilidad en el incremento de la inflación es la suba del dólar. Incluso personas bien formadas e informadas, cuyos conocimientos en otras áreas merecen el mayor de los respetos, como Jonathan Viale o Luis Novaresio, creen eso. 

Son esos momentos de confusión colectiva donde el aparente sentido común carece de razón y es importante explicar el error de pensar que la enfermedad es el dólar y la inflación la fiebre, y no al revés. Aquí se resume un problema central de los argentinos: Creer que el problema es el dólar y no la inflación. Es por eso que se pone el acento (y la preocupación) en que el dólar suba, pero no tanto en que lo hagan los precios. Cuando se confunde la causa de un problema con su consecuencia, no es posible encontrar su solución.

Hoy se ve a la devaluación del dólar como un problema y no como una consecuencia obvia de la inflación. Sin embargo, y pese a que muchos quisieran hacerse los distraídos, es la inflación la responsable de la caída del salario real y no el dólar.

Al finalizar el programa que les mencioné, mis dos amigos intentaron explicarme, para sustentar su convicción,cómo cuando el dólar subió en enero la inflación también lo hizo, en tanto que luego, cuando el dólar se estabilizó, la inflación bajó. Por lo tanto, para ellos,  el dólar es el responsable de la inflación. 

De seguir este razonamiento que no pocas personas aceptan cómo válido, para mantener una inflación baja deberíamos fijar el precio del dólar. Se trata, sin embargo, de una experiencia que ya se hizo con Martínez de Hoz y con la convertibilidad de Cavallo, que acarreó nefastas consecuencias para la economía del país. 

Empecemos por algo más simple: qué es la inflación y cuál es su principal razón.

Qué es la inflación

La inflación es el aumento sistemático y generalizado de precios. Si bien esta es una definición de diccionario, en términos callejeros significa que los precios suben, que lo hacen en todos los bienes y servicios, y que cada uno tiene su propia lógica. Esto hace que algunos precios suban más que otros, que lo hagan en diferentes fechas y en diferente forma. También ocurre que una mayoría sube y el que se queda retrasado luego compensa con grandes saltos.

El problema de la inflación es que genera distorsiones en los precios relativos. Esas distorsiones cambian rápida y abruptamente cuanto más alta sea la inflación. Siempre existen variaciones de precios, pero con una inflación del 3% anual no son importantes, ahora bien, con una del 40% anual son en extremo peligrosas.

Los movimientos abruptos de precios son los que traen más incertidumbre a la economía y terminan matando a la inversión, cuyo principal requisito es la previsibilidad y la posibilidad de pensar el largo plazo.

Las causas de la inflación

En economía, existen dos grandes teorías para explicar el fenómeno de la inflación: la monetarista y la estructuralista, que más allá de lo que algunos fundamentalistas griten, no se contraponen, sino que se complementan. Es que a esta altura del desarrollo económico del mundo, y luego de haber atravesado períodos de alta inflación como en los años 70 y 80, los teóricos mantienen consensos básicos que ya ni siquiera están en discusión. 

La inflación es un fenómeno esencialmente monetario. Qué quiere decir esto: que es necesaria la existencia del dinero para que haya inflación. Si la economía fuera de truque no habría inflación posible. 

La inflación es la suba de precios, pero puede ser visto como la contracara, es decir que dado un monto de dinero cada vez se pueda comprar menos con él. El reverso de la inflación es la pérdida de valor del dinero.

El dinero es un bien más de la economía. Cuando hay mucha existencia de cualquier bien, este vale menos, en tanto que cuando hay poco de un bien, vale más. Esa es la relación entre la cantidad de dinero y la cantidad de bienes y servicios que tiene una economía. Cada compra que hacemos, la pagamos. Por lo tanto, la cantidad de dinero existente debe alcanzar para poder pagar todas las compras de bienes o servicios que hagamos.

Si la cantidad de bienes y servicios crece todo el tiempo, es necesario que la cantidad de dinero crezca en una proporción similar para poder pagar esos nuevos bienes o servicios. Ahora bien, si la cantidad de dinero crece mucho más que la cantidad de bienes y servicios existentes, entonces sobra dinero. Ese dinero circulante al no poder comprar más bienes o servicios por estar agotados, se destina a los precios que suben hasta que la cantidad de dinero excedente finalmente queda absorbida.

Es debido a lo anterior que la emisión monetaria no genera inflación por sí sola, depende de las necesidades de la economía en un contexto determinado. Si el PBI crece 4%, por lo menos hay que agregar un 4% de dinero a la economía para financiar esas operaciones nuevas. Y eso no genera inflación.

Por supuesto que la causa monetaria no es la única en la generación de inflación. Se deben tener en cuenta también la tensión distributiva en un país altamente agremiado (tanto trabajadores como empresarios) cuyas disputas por salario o rentabilidad se resuelven no solamente en el mercado, sino una parte en mesas de negociación en una oficina. 

Esto hace que ante aumentos de precios para aprovechar una situación de mercado que agranda la rentabilidad de las empresas, los sindicatos de los trabajadores pidan mayores incrementos salariales. 

Se otorgan incrementos en el sector que, luego, para compensar parte de las perdidas van al precio y así se trata de ganar la rentabilidad cedida, convirtiéndose esto en un juego ascendente a menos que el Estado le ponga un límite. 

Se trata de inflación estructural, presiona los precios al alza y tiene como consecuencia que fuerza al gobierno a emitir los pesos necesarios para poder cumplir con los acuerdos alcanzados. Si así no lo hiciera, la economía entraría en recesión. 

Lo cierto es que ambos factores existen. Nuestra ignorada inflación tiene esas dos causas. Se sigue emitiendo muy por encima de la cantidad de transacciones que tiene la economía, alimentado por el creciente déficit fiscal y también operando en una lógica de indexación constante de precios. Por ejemplo, los incrementos salariales de cada año tienen como piso el año anterior, lo cual hace que los valores nominales sean cada vez más elevados (aunque en muchos casos el poder de compra sea menor). 

Por lo tanto la inflación ya es inercial. Para que no se escale más, el  gobierno trata de fijar algunos precios por un tiempo en un intento de atemperarla, aunque no de resolverla. En el presente son dos los precios que fija el gobierno. 

Primero el dólar (fijo en 8,55) y segundo las tarifas, principalmente las eléctricas, de gas y ahora de naftas. Esto de fijar un precio mientras los demás aumentan en términos técnicos se lo conoce como ancla (tarifaria y cambiaria). Hay en este caso dos precios que se dejan fijos y así creernos que la inflación cederá. 

El ancla frena, no acelera

Por supuesto que mientras más se atrasan esos precios, cuando finalmente recuperan su atraso empujarán al resto de los precios al alza. Pero no son los causantes de la suba, son los responsables del freno. Cuando no alcanzan a frenar más todo se acelera, pero ellos no son responsables de la suba.

Esto es como tener un auto acelerándolo pero con el freno de mano puesto. En cuanto se saca el freno el auto acelera. Sin embargo, no es culpa del freno que acelere. El freno lo soportaba quieto en tanto podía, cuando se soltó, el auto se movió, pero la culpa es del acelerador no del freno. 

El problema de creer que el responsable de que se acelere el auto es el freno, es que de nuevo lo volverá frenar pisando el acelerador. Entonces  la pregunta siguiente es ¿cuánto tiempo másaguanta el freno de mano?Hasta que se rompa y entonces el auto salga disparado sin control.

Es por eso que muchas veces fijar algunos precios básicos de la economía tienden a frenar la inflación retrasándolos durante todo el  tiempo posible, hasta que finalmente el atraso es tan grande y forzoso que no hay ancla capaz de sostenerlo.Y aquí es donde mis amigos ven que la inflación sube y le echan la culpa al dólar.

Los datos

De hecho voy a tomar la variación del dólar desde el año 2010 y la inflación, lo cual muestra que el dólar quedó tan atrás que es muy injusto echarle la culpa de la inflación. 


Como se ve, el año donde estuvieron parejos fue el 2013, pero ni aún en 2014 el dólar pudo subir tanto como la inflación. Entonces ¿cómo podría ser la suba del dólar el culpable de la inflación?.

Inflación de costos o de demanda

De hecho, en estos días se comenta que la inflación ha cedido un poco debido a la recesión y eso no es totalmente cierto. Por supuesto que tener una demanda floja  frena el aumento de precios, pero si hay aumento de costos, los precios hay que subirlos igual. 

La inflación no fue más alta porque se fijó el precio del dólar y las tarifas. Con las consecuencias de un mayor déficit fiscal y más recesión. No es por falta de demanda, es que algunos costos ya no subieron. Pero ya han comenzado, tanto impuestos (ABL, patentes) como peajes. Luego vendrán los aumentos salariales, y el resto.

Por lo tanto, la inflación no sube más en estos meses porque se decidió fijar cada vez más precios, pero se sigue pisando el acelerador. Cuando el freno se rompa, finalmente el dólar subirá para compensar el atraso que tuvo y será, nuevamente para mis amigos, el responsable de la inflación.

Y así comenzará nuevamente el círculo argentino de usar el dólar como ancla, como lo hizo Martínez de Hoz, como lo hizo la convertibilidad de Cavallo y como lo está haciendo hoy Kicillof. Seguimos sin aprender de nuestra propia historia, pero ya buscaremos a quien echarle la culpa cuando otra vez terminemos mal.

El problema de la economía argentina es la inflación y no el dólar. Cuando entendamos eso, cuando tengamos una economía más estable, más previsible, cuando con 100 pesos podamos comprar más o menos lo mismo de un año a otro, es que no le daremos tanta importancia al dólar.

Mientras tanto, no deberíamos olvidar que el dólar es la fiebre, en tanto que la inflación, la enfermedad.


La deuda externa aumentó u$s 11.600 millones en un año

Según el informe de Balance de Pagos del Indec, los compromisos de los sectores público y privado se incrementaron 8,7% internual y llegaron a u$s 145.366 millones

La deuda externa aumentó u$s 11.600 millones en un año

La deuda externa bruta total, pública y privada, aumentó 8,7% interanual hasta fines de septiembre, hasta los u$s 145.366 millones, informó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). Las obligaciones del Estado y los privados con el exterior nominadas en moneda extranjera se incrementaron así en u$s 11.694 millones en doce meses.

Según el informe de Balanza de Pagos del Indec, la deuda del sector público no financiero y el Banco Central alcanzó la cifra estimada de u$s 74.866 millones. La cifra comprende tanto la normalización de pagos al Club de París (ya se amortizaron u$s 641 millones) y la emisión de bonos para pagar la expropiación de YPF a Repsol (unos u$s 6.000 millones). La deuda pública se redujo en el tercer trimestre u$s 1.747 millones respecto del trimestre anterior.

La deuda del sector privado no financiero se estimó en u$s 67.385 millones y creció u$s 317 millones desde el periodo anterior.

En tanto, la deuda del sector financiero (sin Banco Central) creció en u$s 121 millones de un trimestre a otro y llegó a los u$s 3.095 millones debido al incremento del 8% en las líneas de crédito, indicó el Indec.

La deuda externa total, pública y privada, pasó así a representar el 26% del PBI al segundo trimestre del año, según los últimos datos disponibles. La deuda externa garantizada del sector público no financiero pasó a representar el 13%. Lo mismo ocurre con la deuda privada, que también significa el 13% del PBI.

La deuda externa no contempla colocaciones intra sector público ni emisiones efectuadas en pesos en el mercado interno.

Nuevo déficit

La cuenta corriente volvió a mostrar salida neta de divisas en el tercer trimestre, esta vez de u$s 736 millones. La cifra significa una caída del 55% respecto al déficit del mismo periodo de 2013.

De acuerdo con el Indec, el desequilibrio responde a que el superávit comercial (u$s 1.989 millones en el trimestre) fue menor al déficit de la cuenta rentas (u$s 2.762 millones).

Por su parte, la cuenta financiera tuvo un saldo favorable de u$s 1.235 millones de dólares, lo que representó un incremento del 8% en comparación con el mismo trimestre de 2013.

El organismo indicó que el sector público no financiero y el Banco Central tuvieron egresos netos de u$s 389 millones, mientras que el sector financiero (excluido el BCRA), registró ingresos por u$s 595 millones. En tanto, el sector privado no financiero registró ingresos netos por u$s 628 millones, en gran parte debido a la reinversión de utilidades.

A su vez, el Indec indicó que durante el segundo trimestre las reservas cayeron u$s 983 millones y cerraron 27.866 millones. El dato del organismo estadístico no contempla la recuperación de las reservas que comenzó a partir de noviembre, cuando el Banco Central activó el swap cambiario con China por un total de u$s 2.300 millones hasta la fecha.

Las reservas internacionales pasaron así a cubrir el 19% de la deuda externa.

Desde enero, habrá que ganar casi $ 10.000 para comprar dólar ahorro

Menos contribuyentes podrán comprar dólares a $ 10,27. El sueldo en mano deberá ser de $ 9.432 para acceder a divisas. Es porque aumenta el salario mínimo, vital y móvil

por MARIANO GORODISCH Buenos Aires 

Desde enero, habrá que ganar casi $ 10.000 para comprar dólar ahorro

A partir de este viernes, menos contribuyentes tendrán acceso a comprar dólares a $ 10,27, como cotiza en su versión "ahorro", ya que al oficial se le suma la alícuota del 20% de la AFIP. Desde enero, habrá que ganar al menos $ 9.432 de bolsillo, cuando hasta ahora el requisito era de $ 8.800.

Es porque aumenta el salario mínimo, vital y móvil, de $ 4.400 a $ 4.716, y se requiere el doble de ese sueldo para poder tener acceso a la moneda extranjera. Cuando comenzó esta liberación parcial del cepo, a fines de enero pasado, bastaba con percibir $ 7.200, que en septiembre se elevó a $ 8.800, al compás de la suba del salario mínimo, vital y móvil.

Durante este año, se vendieron u$s 2.941 millones de dólar ahorro a 4,6 millones de contribuyentes. El 91,5% de la gente prefiere pagar el 20% de recargo de la AFIP con tal de tener las divisas en su poder, mientras sólo el 8,5% decide dejarlo en caja de ahorro en el banco para abonar sólo $ 8,56 por cada billete estadounidense.

Hay que tener en cuenta que, si bien la alícuota del 20% luego puede descontarse por ganancias o bienes personales, se lo recibe recién en abril del año que viene, con lo cual el impacto de la inflación lo reduce en términos reales.

Freno de mano al blue

Esta versión de dólar para tenencia sirvió en gran medida para calmar el avance del blue, ya que se puede adquirir hasta u$s 2.000 mensuales para quienes ganan más de $ 100.000 netos. Por un lado, porque el excedente en pesos fue para comprar estos billetes subsidiados.

Por el otro, porque muchos usan este método como un extra para poder llegar a fin de mes. Entonces, hacen el "puré", como se denomina en la jerga financiera a comprar en el mercado formal y revenderlo en el informal.

A principios de mes, cuando suele haber mayores ventas de dólar ahorro, el blue tiende a aplacarse, por la cantidad de gente que se sube a la ciclovía de la bicicleta financiera, que tuvo su máximo apogeo a fines de septiembre pasado, cuando el billete llegó a valer $ 16 y el "puré" era de casi el 60%, lo que produjo una ganancia para nada despreciable.

Sin monotributistas

Según datos de la AFIP, el 94% de quienes tuvieron acceso al dólar ahorro trabajan en relación de dependencia, el 5% son autónomos y sólo el 1% monotributistas, que tienen casi vedada esta puerta.

De quienes están en relación de dependencia, el 64% pertenece al sector privado y el 36% al ámbito público. De ese total, el 52% se desempeña en el Estado nacional, el 44% en el provincial y el 4% en el municipal.

El ranking de los bancos

El ranking de bancos que más venden estos dólares para tenencia lo encabeza el Santander con el 18,7% del share, seguido por el Galicia con el 12,9% y el BBVA Francés con el 12,4%.

Completan el listado el Nación con el 7,4%, el HSBC con el 5,8%, el ICBC con el 5,5%, el Citibank con el 5,2% y el Ciudad con el 4,8%. El escalafón lo sigue el Provincia con el 4,7%, el Patagonia con el 4,1%, el Macro con el 3,7% y el Credicoop con el 2,2%. Completan la tabla de posiciones el Itaú con el 1,9%, el Nuevo Banco de Santa Fe con el 1,5%, el de la provincia de Córdoba con el 1,3%, al igual que el Superville. Con el 0,5% del share figuran el Hipotecario, el Comafi y el de la Pampa, mientras Piano ostenta el 0,4%.

jueves, 11 de diciembre de 2014

DÓLAR BARCAZA - Enojo K con empresa chilena que toma el dólar a $ 17 en Tierra del Fuego


Se aplica al pagar el transporte que se utiliza cruzar al continente. Lo llaman “dólar barcaza”. El pedido de informes lo presenta un legislador kirchnerista.


Una fuerte polémica se generó en Tierra del Fuego a raíz de que la empresa chilena de barcazas que hace el cruce entre la isla y el continente, medio habitual de los lugareños para la salida e ingreso a esa provincia, cotiza el dólar entre 15 y 17 pesos argentinos cuando se paga el boleto con moneda nacional.

Ante esta situación, el senador nacional Julio Catalán Magni, del Frente para la Victoria, anunció que solicitará “información sobre el tema del ’dólar bolsa’ para poder actuar junto a Cancillera”.

La empresa chilena Transbordadora Brown toma como referencia un dólar a un precio que ronda entre los 15 y los 17 pesos, según se trate de camiones o automóviles particulares, cuando el servicio se abona en pesos argentinos, según consigna la agencia DyN.

La firma es la propietaria de las barcazas que cruzan el estrecho de Magallanes por territorio chileno, utilizadas por los habitantes de Tierra del Fuego cuando deben salir o ingresar a la isla desde el continente, dado que no existe un cruce similar por territorio argentino

La polémica por el llamado ‘dólar barcaza‘ la instaló la Federación Popular de Transporte (FePoTra), organización que impulsa la instalación de un cruce por aguas argentinas bajo la órbita estatal.

cronista.com

Las "reservas líquidas" del Banco Central son de U$S 10.556 millones


Son los fondos de la entidad que no surgen de endeudamiento, canjes o bien que no están comprometidos a ningún pago; representan el 36% del total de reservas declaradas


Por Juan Pablo De Santis  | LA NACION

Banco Central de la República Argentina. Foto: Archivo

Las "reservas líquidas" -el monto de dólares que es cien por cien propiedad de la autoridad monetaria y no está sujeto a compromisos de pago- son 10.556 millones de dólares. Esta cifra representa el 36,5% del total de 28.923 millones que informó el Banco Central (BCRA) el viernes pasado.

No todos los dólares que el BCRA imputa como reservas son recursos "reales", dado que la mayoría se compone de fondos que deberá devolver a sus dueños en el futuro (deudas) o que están afectados a algún fin específico (y se convierten en indisponibles).

El grupo referenciado suma unos 18.367 millones y se compone por:


ENCAJES = U$S 8399 MILLONES


Son depósitos en dólares que están bajo custodia del Banco Central, el informe del último 28 de noviembre los ubica en 8399 millones de dólares.

En la práctica es dinero que corresponde a terceros y la entidad no puede utilizar de modo directo.

IMPORTACIONES NO PAGADAS = U$S 5000 MILLONES


Actualmente hay importaciones ingresadas al país y pendientes de cobro por un valor aproximado de 5000 millones de dólares, según estimó el economista Luis Secco a fines de octubre pasado. Otras consultoras económicas manejan cifras similares. El monto surge como consecuencia de retrasos en las autorizaciones de compra de divisas para pago de estos compromisos.

El monto corresponde a venta de divisas que en algún momento deberá cursar el BCRA a partir de sus propias reservas. En este caso es dinero que está, estaría o estará afectado a un destinado específico, aunque físicamente esté depositado como reserva.

DEGS = U$S 3035 MILLONES


Los Derechos Especiales de Giro (DEGs) son activos cedidos por el Fondo Monetario Internacional convertibles a divisas que sirven para completar las reservas internacionales de sus países miembro.

El BCRA tiene DEGs (no pagan intereses) por 3035 millones, que en definitiva ofician de una suerte de préstamo que se deberá devolver al organismo multilateral de crédito. Estos aparecen reflejados en el balance de reservas al 31 de octubre de 2014.

SWAP CON CHINA = U$S 1314 MILLONES


El 30 de octubre pasado, la nueva conducción del Banco Central activó un canje de monedas con su par de la República Popular de China y embolsó U$S 814 millones. Luego, el 17 de noviembre requirió un segundo tramo por U$S 500 millones.

En total, la entidad acumula un swap (tal como se dice en la jerga financiera) por U$S 1314 millones que deberá devolver a su emisor en un plazo de 12 meses.

Argentina está autorizado a requerir hasta 11.448 millones de dólares a China a medida que los necesite en las reservas.

NACIÓN FIDEICOMISOS = U$S 619 MILLONES


Los pagos de bonos reestructurados bajo legislación extranjera que no pudieron ser cobrados por sus tenedores todavía se siguen imputando como parte de las reservas internacionales.

Son aproximadamente 619 millones de dólares que están depositados en un fideicomiso de Nación Fideicomisos SA por mandato de la Ley de pago Soberano y se componen de intereses de bonos Discount y Par que se abonaron entre junio y septiembre pasado.

Esta cuenta se compone de los servicios de interés que están impedidos de cobro por el juez Thomas Griesa. Asimismo, no se computa los pagos de títulos públicos bajo legislación local ni el monto parcial que se autorizó a pagar Citi por única vez por U$S 85 millones.

DINÁMICA DE LAS RESERVAS


El economista Amílcar Collante, del Centro de Estudios Económicos del Sur (Cesur), es uno de los analistas que sigue de cerca el nivel de reservas líquidas del BCRA y concluye que "a precios actuales equivalen a más o menos dos meses de importaciones, dado que el promedio mensual está en 5593 millones de dólares".

Por otra parte, Collante agrega que "el swap de monedas lo tenemos con un país que tenemos déficit comercial estructural y tiene como objetivo apuntalar el pago de esas importaciones". De acuerdo con las estimaciones de Cesur, "lo preocupante es la dinámica a futuro. Hay que considerar que la venta de dólar turista y ahorro promedian unos 450 millones en conjunto y entre diciembre, enero y febrero se registraría la demanda más fuerte".

La venta de dólares para ahorro y viajes supondría una demanda de en torno a U$S 5000 millones para el 2015 si se mantiene el ritmo actual de ventas y el tipo de cambio no sufre una devaluación brusca. Asimismo, la salida de divisas por pagos con tarjeta de crédito se ubicó en torno a 1300 millones en el tercer trimestre del año, aunque refleja una baja del 30% interanual.

En parte, el Gobierno nacional busca un pago anticipado y canje voluntario del bono Boden 2015 porque, de no realizarlo, el año que viene tendría que pagar deuda por casi la mitad de las reservas.

Por otro lado, anunció que realizará una emisión de bonos Bonar 24 por U$S 3000 millones que, en parte y de modo indirecto, morigerarán la presión sobre las reservas del Central..

lanacion.com.ar

Comprar dólares en la Bolsa ahora resulta más barato que pagar con tarjeta gastos en el exterior

por MARIANO GORODISCH Buenos Aires
dolar , dolar bolsa , contado con liqui , dolar MEP , bolsa , inversiones

Evolución del dolar turista
El dólar tarjeta pasó a ser hoy el más caro de todos los dólares legales que existen en la Argentina, al cotizar a casi $ 12, ya que los bancos suelen cobrar unos centavos extra de la cotización oficial de sus pizarras antes de aplicar el 35%. El segundo dólar más caro es el turista, que autoriza la AFIP, a $ 11,61.

Ayer la divisa que se consigue mediante la adquisición de bonos en el mercado bursátil cayó 26 centavos a $ 11,51, mientras el dólar liqui para fugar divisas bajó 35 centavos a $ 11,31, en tanto el blue descendió dos centavos a $ 12,78. De esta forma, el otrora famoso tarjeteo dejó de ser el negocio de antaño cuando se viajaba al extranjero.

Un factor a tener en cuenta es que el volumen de operaciones fue muy pero muy reducido: el RO15 rueda D movió solamente u$s 120.000, el AA17 y el AY24D movieron u$s 25.000 a u$s 30.000, por lo que todo el MEP habrá movido entre u$s 170.000 a u$s 200.000. En tanto, el RO15 C tuvo un volumen de $ 423.000 y RO15 D $ 1,3 millón.

¿Por qué se hundió tanto el MEP y el blue chip?

"Parecería que hay inversores locales que venden Boden 15 para no ir a la licitación y esto tira el conti con liqui para abajo. Por temor a represalias del gobierno, directamente prefieren no figurar teniendo bonos y yendo o no a la licitación, entonces los venden. Como el bono también bajó contra pesos, se hundió el MEP. No se qué pasará estos días, pero seguro algo se va a recuperar", advierte un banquero.

"En realidad, no hace falta salir del Boden 15 para no ir al canje: te lo podés quedar al vencimiento, que es dentro de 10 meses. De hecho, pasó a ser un bono muy atractivo a estos niveles. Con el calendario de 2015 un poco más relajado, pasó a tener una mayor calidad crediticia", afirma Gastón Coviello, operador de la mesa de Proficio Investment.

Para operar contado con liqui es necesario solicitar autorización: eso reduce el nivel de operaciones. El MEP no se está operando, así que pierde referencia. El dólar tarjeta no depende del mercado casi, por lo que tiene mucho menos volatilidad, al depender de la cotización del dólar oficial, el cual está administrado por el Banco Central.

"El hecho de que no se opere dólar MEP deviene en la solicitud de recompra del Boden 15 para que luego de la liquidación, el 22 de diciembre, reinviertan o ahorren los dólares. La causa por la que algunos venden Boden 2015 y no entran en el canje es porque el Ministerio de Economía ofrece suscribir el AY24 a 96,20. Pero si el mercado vende más barato, impulsa a los inversores a arbitrar; es decir, vender Boden 2015 contra dólar y comprar AY24 en el mercado", precisa Martín Mazzeo, director ejecutivo de Provincia Bursátil.

A su juicio, el Palacio de Hacienda estaría analizando alargar el plazo o modificar la oferta: "Algunos inversores lo saben y se encuentran a la expectativa. Todas las medidas formales e informales que se vienen tomando tienen como objetivo, por un lado, reducir la brecha entre blue y oficial y, por otro, aumentar las reservas".

Caída en ingresos fiscales
El que decida cobrar el bono, por incertidumbre, cambiará un instrumento exento de bienes personales (título de deuda nacional) por un instrumento gravado (dólar billete), porque si decide cobrarlo es porque tiene desconfianza y no depositará las divisas en una caja de ahorro. Eso hace que la tenencia resulte gravada, por lo cual aumentará la recaudación.

A los institucionales, en tanto, no les conviene quedarse con el bono a finish, porque contablemente registarían una pérdida en 2015 y tampoco tienen qué hacer con los dólares, más que reinvertirlos en otro título. Al desaparecer del mercado el RO15, quita una referencia para el CCL. Al "tirar" dólares al mercado minorista, descomprime el blue.

cronista.com

La inflación del auto fue de un 48% anual en 2014

Concesionarias aseguraron que se actualizará el impuesto a los autos de lujo en 2015


Por: Jorgelina do Rosario jdorosario@infobae.com

El presidente de ACARA, Abel Bomrad, dijo que "la inflación del auto fue del 48% anual", y por eso pidió que el tributo se actualice cada tres meses. El año finalizará con menos de 700.000 unidades patentadas



La suba del impuesto a los bienes de lujo a fines de 2013 ya marcaba la agenda de un Gobierno enfocado en una preocupación: la falta de dólares. Pero la devaluación del peso en enero hizo que el tributo fuera más allá de los autos de alta gama, y junto a la suba de precios, el tributo comenzó a afectar a vehículos medianos. "La inflación del auto fue de un 48% anual en 2014", aseguró Abel Bomrad, presidente de la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (ACARA), en un encuentro con la prensa del que participó Infobae.

El representante de las concesionarias adelantó que el impuesto se actualizará en 2015, aunque la duda principal que surge es si será suficiente. Para Bomrad, la actualización del tributo tiene que hacerse de forma variable "cada tres meses", de acuerdo a la evolución de los precios en el mercado.

La iniciativa había determinado que un vehículo de un valor entre $170.000 y $210.000 pasaría a pagar una tasa del 30%, y por arriba de ese monto, escalaba a un 50 por ciento. "Este año sucedió que algunos modelos aumentaron un 2% en un mes para no pasar a alta gama, pero eso hizo que algunos modelos más económicos subieran un 4%, para que la empresa no pierda rentabilidad", explicó. Los vehículos por debajo de los $170.000 pagan una tasa de impuestos internos del 10 por ciento.

El 2014 finalizará con un patentamiento por debajo de las 700.000 unidades, contra los 950.341 cero kilómetro que se vendieron el año pasado. "No fue un año bueno ni malo", sentenció Bomrad. Si bien se compara contra un año récord, la crisis no pasó desapercibida. Las principales automotrices tuvieron que suspender personal y algunas plantas trabajan con un solo turno, una tendencia que se podría extender en 2015.

Anabólicos en cuatro ruedas

El impuestazo, la devaluación, el aumento de las tasas de interés y la restricción de dólares golpearon al sector de forma interna, mientras que la desaceleración de la demanda de Brasil fue el factor negativo desde el exterior. El representante de los concesionarios aseguró que no dará proyecciones para 2015 porque se vive con "incertidumbre", aunque cree que se resolverá de forma positiva. Sin embargo, el sector no estima datos muy promisorios. Según fuentes consultadas por Infobae, el año que viene se patentarían tan sólo 550.000 unidades.

El Gobierno intentó reactivar la caída interanual de autos con el plan Pro.Cre.Auto, cuya primera edición se lanzó el 23 de junio y la segunda fase se lanzó en septiembre con vigencia hasta enero. Fiat, General Motors y Honda se bajaron de la segunda edición. Bomrad especificó que el Pro.Cre.Auto finalizó con 31.500 unidades comercializadas, pero el segundo se desplomó hasta unas 5.000 unidades, porque se atrasó el acuerdo entre el Gobierno y los bancos que otorgan los créditos, y se patentarán recién en enero.

"Si vendo todos los modelos, quiero crédito para todo", subrayó el presidente de ACARA, en referencia a que el plan oficial sólo incluye 24 modelos con precios referenciales y tasas subsidiadas. Bomrad aseguró que desconoce aún si habrá un Pro.Cre.Auto III, porque el acuerdo se realiza entre el Gobierno y las terminales, que definen los precios.

La venta de autos nuevos tuvo el peor noviembre en seis años, cuando cayó un 37,6 por ciento. La entidad comunicó que el número de vehículos patentados durante el último mes descendió a 38.573 vehículos, lo que muestra una baja del 27,8% en la comparación con octubre y de 37,6% respecto de un año atrás.

infobae.com

Consultas de minoristas y paciencia de mayoristas en el primer día del canje del Boden

Se ha vuelto más negocio vender el Boden 2015 en el mercado y recomprar el Boden 2024 que aceptar el canje



Bancos destacaron las consultas de minoristas por el canje del Boden 2015 a cambio de efectivo. El viernes, definirán los grandes inversores el grado de adhesión


por MATÍAS BARBERÍA Buenos Aires

Para el ministro Axel Kicillof el canje es clave para afrontar el 2015
Ayer arrancó la oferta de canje o recompra del Boden 2015 más la emisión de hasta u$s 3.000 millones de Bonar 2024. Bancos y sociedades de Bolsa consultadas aseguraron que, como era esperable, la primera de tres ruedas que durará el proceso tuvo poco movimiento: algunas pocas consultas de clientes minoristas que trataban de cambiar sus papeles por dólares y ninguna novedad de inversores institucionales, que esperan al viernes para definir sus posiciones. Mientras tanto, las bajas de los bonos involucrados y las dudas que genera el paro bancario que afectará al sector financiero público agregan tensión.

La operación que empezó ayer y termina mañana viernes a las 17 fue anunciada el jueves de la semana pasado por el ministro de Economía Axel Kicillof. A grandes rasgos, se ofrece a los tenedores de bonos Boden 2015 deshacerse hoy mismo de esos papeles a cambio de u$s 97 por cada plancha de u$s 100 o canjearlos por u$s 99,7 de Bonar 2024 más u$s 1,53611 en efectivo. La tercera opción, claro, es quedarse los papeles hasta el vencimiento en octubre de 2015 y percibir u$s 107 por cada plancha de u$s 100.

En forma paralela, durante el mismo período de tiempo, Economía saldrá a vender hasta u$s 3.000 millones de Bonar 2014 a un precio de u$s 96 por cada u$s 100 nominales y con un cupón de 8,75% anual.

La estrategia fue leída como audaz y hasta inteligente por los operadores, pero en el nerviosismo del día a día fueron surgiendo algunas complicaciones.

Para empezar, en medio de ventas masivas de activos de mercados emergentes y de fronteras –el Merval cayó 6,85%–, los dos bonos involucrados en la oferta anunciada la semana pasada se mantuvieron virtualmente estables, pero no recuperaron lo perdido el día previo.

El Boden 2015 subió 3 centavos a u$s 97,687 en su cotización internacional, mientras que el Bonar 2024 perdió uno hasta cerrar a u$s 94,648. Al momento del anuncio, el jueves pasado, esos papeles valían u$s 98,114 y u$s 95,74, respectivamente.

O sea que se ha vuelto más negocio vender el Boden 2015 en el mercado y recomprar el Boden 2024 que aceptar el canje. Para la emisión, de la misma forma, es más barato comprar los Bonar 2024 en el mercado que en la suscripción.

Por otro lado, el paro anunciado por el sindicato de bancarios que afectaría al Banco Nación y al Banco Central generó algunas dudas en las entidades respecto a si se alargaría la emisión.

"No es una buena semana a nivel mundial, se está siguiendo el tema pero aún no hay cambios", dijeron en el Gobierno.

En una entidad privada dijeron ayer que el primer día transcurrió con pocas novedades, más que nada de minoristas interesados en canjear los bonos con cash. "Tiene sentido porque es como comprar dólares al precio turista", dijo un operador.

En otra entidad aseguraron que recomendaron a clientes institucionales entrar al canje y a la suscripción, porque la garantía de precio es buena para grandes compras, ya que no mueven el precio a la suba.

La expectativa entre bancos y sociedades de Bolsa es que, si los precios de bonos no bajan más, la maniobra de Kicillof obtenga un éxito parcial: cierto grado de adhesión al canje y u$s de u$s 1.500 millones de dinero fresco.

"La definición va a venir de afuera, porque la mayor parte del Boden 2015 está en el exterior. Los precios complican y además muchos fondos no quieren que esto tenga éxito porque tienen bonos defaulteados y quieren que se negocie ya con los holdouts", explicó otro trader.

cronista.com

lunes, 8 de diciembre de 2014

China es el nuevo mejor amigo de las reservas del Banco Central


Ilustración: Daryl Cagle / Cortesía MSNBC.com
Al igual que una sombra china, contra la pared aparece un gráfico que indica que las reservas del Banco Central han frenado su caída. En cambio, contra la luz aparece el cuerpo que da origen a la ilusión: un canje de monedas con China.

Dicho de otro modo, desde que Alejandro Vanoli llegó a la conducción del BCRA las reservas frenaron su caída gracias a una inyección de yuanes, no por ingreso genuino de divisas. Veamos, cuando el nuevo presidente ingresó a la entidad el nivel era de 27.921 millones de dólares y el 30 de octubre y 17 de noviembre ejecutó dos tramos del acuerdo con China para obtener (entre ambos) 1314 millones.

El viernes pasado, la estimación provisoria de reservas fue de 28.923 millones, que marcan un crecimiento de 3,6% desde la llegada de Vanoli (todo gracias a los yuanes que mandó Beijing). Si no contabilizamos el canje estarían en 27.609 millones, un 1,12% abajo respecto al punto de partida de marcamos.
Fuente: Estimación propia sobre información del BCRA

La nueva conducción del Central no apeló a ningún artilugio desconocido. El swap de monedas con China se ha firmado anualmente desde el 2009, sólo que recién este año se pondría en funcionamiento efectivo. De hecho, la idea de ejecutarlo fue de Juan Cárlos Fábrega, el antecesor de Vanoli: el 8 de septiembre pasado se había reunido con su par chino Zhou Xiaochuan para ultimar detalles.

De cualquier modo el canje iba a utilizarse, pero en un término de 12 meses hay que reembolsar los fondos pedidos que hasta el momento se han usado básicamente para pagar deuda pública. El 7 de noviembre se cubrió un cupón de interés del Bonar 24 (142,18 millones); el 29 de noviembre, Bonar 18 (151,84 millones) y el 2 de diciembre, Global 17 (25,77 millones). El próximo 31 de diciembre habrá que gatillar un pago de títulos Discount en dólares (172,5 millones).

En el esquema de pagos no hay que pasar por alto que el Ministerio de Economía lanzó un plan de recompra y canje voluntario de Boden 2015 porque con el nivel actual de reservas no podría cancelar los compromisos asumidos originalmente. Al día de hoy los vencimientos exigibles en dólares para el 2015 son de U$S 13.800 millones (la mitad de las reservas). En un escenario más optimista, si la totalidad de los RO15 se logran canjear por AY24 el monto se bajaría 40%.

Fuente: Estimación propia sobre información del BCRA
Ahora bien, el 2014 comenzó con reservas por 30.586 millones. Con el swap acumulan una caída de 5,44% (hasta 28.923 millones) y sin este sería de -9,73% (hasta 27.609 millones).

Hasta ahora, la característica más notable de la nueva conducción del BCRA ha sido luchar contra irregularidades en la operación de Contado con Liquidación con bonos, desacelerar al mercado negro de dólar y -de cierto modo- “calmar” las expectativas de una devaluación pírrica. En términos reales, las caída de reservas no se ha frenado porque tampoco se han alterado los fundamentos que conducen a esa pérdida.

Canje de monedas con China

Algunas de las características del acuerdo

El acuerdo global es por U$S 11.000 millones. Cada vez que Argentina solicita yuanes -que convierte a dólares-, debe entregar una cantidad equivalente en pesos argentinos.
Los montos recibidos se imputan transitoriamente como reservas, pero luego de un año deben ser devueltos.

Hasta el momento, el BCRA hizo dos requerimentos: el 30 de octubre (U$S 500 millones) y el 17 de noviembre (U$S 814  millones).
El primer swap con China lo hizo en 2009 Martín Redrado, como instrumento de prevención ante la crisis financiera. Desde entonces se firmó uno todo los años y en 2015 se activó por primera vez.

kust.com.ar

martes, 2 de diciembre de 2014

Habrá que pedir permiso a la AFIP para comprar “dólar liqui”


Utilizará un registro de operaciones que guardará los datos de cada una de las operaciones de compra y venta de títulos y de quienes las realicen.


Por JULIÁN GUARINO, subeditor de Finanzas

Se vienen nuevos controles en la tierra del “dólar”. Según pudo confirmar Cronista.com, la AFIP comenzará a aplicar una nueva metodología para monitorear las operaciones de compra y venta de títulos que permiten hacerse de dólares en forma legal, pero que habitualmente se utiliza para sacar divisas del país.

Para ello utilizará un registro de operaciones que guardará los datos de cada una de las operaciones y de quienes las realicen.

Así, el organismo que conduce Ricardo Echegaray, junto con la Unidad de Seguimiento y Trazabilidad de las Operaciones de Comercio Exterior, podrán fiscalizar a las sociedades de bolsa utilizadas para llevar a cabo esta operatoria.

El contado con liquidación, hoy apenas por debajo de los $ 12, es un parámetro que sirve para las operaciones de dólar blue.

Hasta allí quiere llegar el Gobierno, que de esta forma podrá “achicar” la plaza de operaciones e influir indirectamente en la cotización implícita vía venta de acciones y bonos que habitualmente se utilizan para este fin.

cronista.com
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...