miércoles, 1 de octubre de 2014

Renunció Juan Carlos Fábrega como presidente del Banco Central


El círculo íntimo sostiene que la decisión es irrevocable en tanto, desde la Casa Rosada esperan la respuesta de la Presidente.


Juan Carlos Fábrega presentó su renuncia como presidente del Banco Central. Desde noviembre de 2013 se desempeñaba en el cargo.

El titular del Banco Central presentó su renuncia tras el fuerte discurso que realizó la presidente Cristina Kirchner el martes por la noche.

Ayer la Presidente apuntó contra Fábrega "por no impedir maniobras cambiarias de los bancos". Esta sería una de las principales razones que llevaron al titular de BCRA a renunciar a su cargo.

Además, la mandataria había apuntado contra sociedades de la Bolsa que se ven beneficiadas con el dólar "contado con liqui" y el apoyo del Banco Central a estas operaciones. 

Esta no es la primera vez que Fábrega presenta su renuncia, ya lo había hecho el pasado 30 de julio tras el fracaso de las negociaciones con los Fondos buitre y su tensa relación con el ministro de Economía, Axel Kicillof. En ese momento, la Presidente había rechazado su decisión de dejar el cargo.

diarioveloz.com

lunes, 29 de septiembre de 2014

Hasta ocho años de prisión por comprar dólar paralelo


El régimen penal cambiario establece esta pena máxima en caso de reincidencia. La sanción más leve es una multa económica. El Banco Central es la autoridad competente.



En pleno debate de un mayor avance regulatorio sobre las cuevas financieras, compraro o vender dólares en el mercado paralelo o blue es un delito y tiene su castigo. La ley penal cambiaria fija una multa económica de hasta 10 veces el monto de la operación y una pena de hasta ocho años de prisión en caso de reincidencia.

La ley penal cambiaria (19.359) data de fines de 1971 y pone en cabeza del BCRA las actuaciones y los pedidos de órdenes de allanamiento. Tradicionalmente, es la Policía Federal (también a cargo de la custodia del traslado de valores y de los tesoros) la encargada de acompañar a los funcionarios.

La reforma que impulsa el gobierno busca desplazarlos para cortar la presunta cadena de comunicación que, habitualmente, pone en alerta a los "cueveros" ante la inminencia de procedimientos y los ayuda a eludirlos. Lo que sucede es que el mercado paralelo dejó de ser un segmento marginal. Todo lo contrario, favorece la psicosis con el dólar y las expectativas inflacionarias a las que el gobierno no logra controlar.

La normativa vigente es contundente tanto para el que compra como para el que vende: castiga toda negociación de cambio que se realice sin intervención de institución autorizada para efectuar dichas operaciones y a aquellos que operen en cambios sin estar autorizados.

El artículo 2 es el que establece las sanciones. Ante la primera compra no oficial de dólares, se fija una multa de hasta 10 veces el monto de la operación en infracción. Ante la primera reincidencia, ya se cae en riesgo de caer en prisión de uno a cuatro años o una multa de tres a 10 veces el monto de la operación en infracción. Si hay una segunda reincidencia, el castigo es de uno a ocho años de prisión.

Los responsables de la cueva, además de la prisión, también pueden ser inhabilitados para operar en el mercado financiero y de importación-exportación por hasta 10 años.

El BCRA tiene a su cargo el proceso sumario que no puede excederse de los 360 días hábiles, a contar desde la fecha de resolución de apertura del sumario. Luego todo recae en el juzgado de primera instancia en el que se abre el caso.

En definitiva, hay una legislación vigente con castigos directos. El problema es que no se cumple.

tn.com.ar

Prevén una caída del 13% en el ingreso de dólares del campo en 2015


Los especialistas calculan que habrá una baja en la cosecha y en los precios internacionales. Estiman 4.000 millones de dólares menos



Crédito: Bloomberg

En medio de las fuertes caídas de la industria, la inversión, la actividad y el consumo, otro sector clave también sufre, y sufrirá aún más en 2015, las consecuencias de la crisis en la economía. Para el próximo año, los especialistas calculan que el ingreso de los llamados "agrodólares" se retrotraerá un 13 por ciento.

Y es que, según sus proyecciones, el área sembrada retrocedería 3% y la cosecha un 5%, a la vez que seguirá en declive los precios internacionales.

Debido a la fuerte caída en el exterior del valor de los granos –que ya ronda el 30% y achica severamente los números del sector–, la Argentina se encamina en la campaña 2014/15 a una contracción de su actividad agrícola, estimó Agritrend.

El fenómeno se dará en casi todos los cultivos, pero la caída más acuciante será en maíz, con casi 20%. Solo la soja se mantendría estable y se espera que repita una cosecha cercana a 54 millones de toneladas. "Es una sojización extrema ", sostuvo Gustavo López, de Agritrend, al diaro Clarín.

En total, el especialista evaluó que se podría lograr una cosecha de 98,8 millones de toneladas, es decir unos 5 millones de toneladas menos que la del ciclo anterior. Y en dinero, agregó, el achique se hará notar todavía más, porque al menor volumen se sumará la caída de los precios. Un experto del USDA (Departamento de Agricultura de los EE.UU.), William Chambers, evaluó que "la tendencia actual de los precios se va a mantener durante algunos años ".

infobae.com

Se adeudan u$s 5.200 M de pagos a importadores


• ES POR COMPRAS YA EFECTUADAS.
• LAS AUTOMOTRICES SERÍAN LAS PRINCIPALES PERJUDICADAS.
• MÁS PRESIÓN SOBRE RESERVAS.

Por: Pablo Wende



La deuda que el Banco Central mantiene con importadores está creciendo a un ritmo alarmante. De acuerdo con la estimación de Orlando Ferreres, el stock ya suma los u$s 5.200 millones. Las automotrices son las principales perjudicadas, pero en la lista figuran empresas de todos los rubros. En la mayoría de los casos se trata de insumos que no pudieron ser pagados a los proveedores internacionales.

La situación se agravó notablemente desde el default técnico del 30 de julio. Al no poder acceder a divisas por el canal financiero, el Central decidió imponer más restricciones para el acceso a los dólares, puntualmente a los importadores.

La suba de los últimos días del "contado con liquidación" también refleja los problemas de las empresas para hacerse de divisas. Al haberse cerrado mucho más la ventanilla del Central, la única opción es comprar dólares a través del mecanismo bursátil. Así, muchos importadores se volcaron a comprar bonos y acciones en pesos, para luego transferirlos al exterior y hacerse de divisas fuera de la Argentina. Se especula que al menos una parte del salto del dólar que surge del "contado con liqui" está relacionado con esta operatoria. El grueso, sin embargo, pasa por la búsqueda de cobertura cambiaria por parte de empresas e inversores institucionales.

Si la entidad que preside Juan Carlos Fábrega decidiera cancelar de un día para el otro esa deuda con importadores, todo el peso recaería en las reservas, que pasarían de los actuales u$s 28.200 millones a sólo u$s 23.000 millones, profundizando la incertidumbre cambiaria. Por eso, hoy parece imposible no sólo que se pueda cancelar dicha deuda, sino que además lo más probable es que siga aumentando hasta fin de año.

El problema es que muchas empresas ya no pueden vivir de "fiado". La mayoría de las automotrices contó con la ayuda de las casas matrices, que pusieron las divisas para que los proveedores pudieran cobrar o incluso las terminales que funcionan en Brasil. Pero localmente, la mayoría de los ejecutivos del sector reconoce que la paciencia se está agotando. Y advierten que de no haber un cambio, pronto deberán buscar alternativas para dejar de importar algunos modelos y autopartes.

Las opciones no son sencillas. Ante el aumento de la brecha, el Gobierno optó más que nunca por cuidar las reservas, ya que el incentivo para las empresas de comprar dólares a $ 8,40 cuando en el mercado se consigue casi a $ 15 (en el "contado con liqui") es enorme.

El BCRA tuvo que advertir ayer que el único canal legal para acceder a divisas para pagar importaciones es el dólar oficial, pero en la práctica sucede otra cosa. Claro que a muchos importadores les resulta imposible mantenerse a flote pagando un tipo de cambio cercano a los $ 15. En la medida que se generalicen estas operaciones, el impacto sobre los precios será cada vez mayor.

ambito.com

Infrenable contrabando de dólares en la frontera

Los escasos controles en el sur del país, en la frontera con Argentina, facilitan el contrabando de dólares hacia el vecino país. Los responsables se movilizan a bordo de motocicletas. 


Unos 100 motociclistas, en su mayoría jóvenes, cruzan el puente San Roque González de Santacruz, que une Encarnación con Posadas.


El grupo se dedica al tráfico de divisas aprovechando el escaso o nulo control en la frontera entre Paraguay y Argentina, según publica el diario La Nación del vecino país. “Se aprovechan del errático comportamiento del mercado financiero nacional”, indica la noticia.

Para hacer cruzar el dinero, los motociclistas usan bolsos atados a su cintura, debajo de sus ropas interiores, o simplemente, ocultos en vaqueros que aparentan estar “inflados”, acota.

El contrabando de divisas, especialmente de dólares, se constituye en un negocio rentable en la frontera argentino-paraguaya.

“Cualquier muchacho que realice diez viajes diarios en moto, algo común dado que se trata de un negocio continuado por estar abierto las 24 horas, puede ganar alrededor de US$ 200 por jornada Se compara minuto a minuto, como se va modificando el valor del peso en relación con el dólar estadounidense, con el guaraní, el real, el euro u otras monedas, como el peso boliviano”, señala el diario.

Prueba de ello son las incontables “cuevas”, donde se puede adquirir dólares de manera ilegal, en locales céntricos de la ciudad argentina; en tanto que del lado paraguayo, proliferan los cambistas nacionales informales.

Sobre el dólar blue o dólar paralelo

Desde hace casi tres años, el Gobierno argentino impuso restricciones a sus ciudadanos para comprar monedas extranjeras. Eso promovió el negocio del ya conocido como dólar blue: la moneda estadounidense vendida en el mercado negro. Ésta alcanzó una cotización de 15.35 pesos, este lunes; mientras que el dólar oficial se sitúa en 8.43 pesos.


En reiteradas ocasiones, la administración de Cristina Fernández anunció que lucharía contra el "dólar paralelo" pero en Buenos Aires, al igual que en Posadas -como indica La Nación-, las "cuevas" siguen creciendo.

paraguay.com

Es inminente el colapso total del peso argentino de papel


Por: Carlos Maslatón

El movimiento de precios registrado en el mercado negro de cambios entre el peso y el dólar en las últimas semanas, sumado al desarrollo en fuerza desde que se alcanzara 10,45 pesos por dólar el 8 de mayo de 2013, unido a toda la estructura ascendente desde el nivel de 6,09 (octubre 2012), desde 2,73 (julio de 2005) y desde el mínimo inicial de 1,00 peso por dólar (noviembre de 2001), permite ahora que las fuerzas ascendentes del dólar queden otra vez liberadas rumbo a nuevos máximos bien superiores a los ya vistos en mayo pasado. Es mi opinión, basada en técnica y en dinámica de mercado; no se trata de una opinión política ni de deducciones de lo qué haría o dejaría de hacer el gobierno, y mucho menos se relaciona con deseos políticos o intenciones personales. Los mercados se mueven, siempre, y no pueden ser a la larga modificados en su comportamiento por la voluntad del Estado regulador ni por la manía delirante del funcionario público. Los precios de las cosas, entre los que se encuentran los cambios entre monedas, son esencialmente inestables, a veces se despliegan con fuerza al alza y a la baja generalmente en cortos períodos de tiempo, otras veces lateralizan durante meses en preparación para el próximo movimiento impulsivo.

La fuerza inmediata que gobierna el mercado real de cambios dólar-peso, que la autoridad decidió reputarlo como “negro” hace más de dos años al declarar con sus actos la definitiva inconvertibilidad del peso argentino de papel, es el movimiento que comenzara el 5 de julio de 2013 en los mínimos de 7,88. A este registro se había llegado tras un descenso fuerte desde el nivel de 10,45 del 8 de mayo de 2013. Desde 7,88 se produjo una subida hasta 10,20 en octubre, para verificarse luego una retracción hasta 9,05 a principios de diciembre a los pocos días de la asunción de Capitanich y Kicillof. La superación posterior de 9,70 y el testeo de estos días de la zona de 9,95-10,20 está habilitando nuevas estructuras alcistas de importancia. Considero, en primer lugar, que el dólar volará hasta 11,37 a velocidad, pero como parte integrante de una expansión mayor hacia 12,78 pesos por dólar en las próximas semanas. El final del recorrido, sin embargo, no concluiría ni en 11,37 ni en 12,78. Una secuencia posterior de movimientos estimo llevaría al dólar norteamericano, en esta primera parte de 2014, a niveles tan elevados como 14,93 y 18,66. Expansiones, ya de mediano plazo, colocarían al dólar posteriormente en 23,89 y 36,96 pesos argentinos de papel.

No es fácil la instancia política que deberá transitar el gobierno en base a la dinámica que se avecina en el mercado real de cambios. Para empezar, si quisiera amortiguar los daños de la política ya realizada, deberá abandonar el sueño del congelamiento de precios, aun cuando lo exponga como presunto acuerdo entre sectores. En la posición técnica en que se encuentra el peso, no funcionarán ya pactos de ninguna clase, que serán automática e impunemente ignorados y tampoco operarán con éxito ni llamados telefónicos ni inspecciones de ningún tipo, ni siquiera tributarias frente a una realidad de mercado que se llevará todo puesto. El gobierno kirchnerista estuvo desde siempre incapacitado para comprender la relación entre expansión monetaria, demanda de dinero del público y precios de los bienes y servicios. Más aún, ha negado ideológicamente las relaciones causales de estas relaciones económicas. Sin embargo, aun cuando quisiera repentinamente darles validez científica, su margen de maniobra actual es casi nulo. La economía y las finanzas tienen un punto donde se quiebra la confianza en un determinado estado de cosas y se aceleran por ello los movimientos y deslizamientos de precios. Estamos ingresando en una fase técnica donde los precios subirán más que la emisión monetaria y donde el dólar sobrepasará también al ritmo de creación de dinero por parte del BCRA. Así como los años 2007-2011 le jugaron a favor al gobierno subiendo los precios menos que la falsificación de moneda perpetrada, en estos momentos sucederá lo contrario al mejor estilo 1975-1976 ó 1989-1990. A propósito, el próximo 6 de febrero se cumplen 25 años de una de las fechas claves de la historia argentina, cuando el BCRA de Alfonsín tuvo que retirarse forzosamente del mercado de cambios y explotó, en un día, la hiperinflación. En este fenómeno económico los precios van delante de la emisión, siempre. Más aún, el gobierno tiene que imprimir moneda porque los precios suben y no al revés.

Para los tiempos duros que se vienen en la Argentina, resultará conveniente que el gobierno abandone su “plan” secreto para hacer converger su dólar “oficial” con el dólar negro que en esta época se ha llamado incomprensiblemente “blue” para que suene menos grave a periodistas y a lectores de medios de comunicación. Esta batalla ya la tiene perdida. La intervención en el mercado negro, realizada por el gobierno desde mayo de 2013 y que continúa hasta la actualidad, además de haber legalizado el “negro” por sus propios incomprensibles actos vendiendo títulos en su poder (confiscados a los que tenían derechos como futuros jubilados en las AFJP) para que bajaran sus precios y se ajustaran relaciones teóricas de dólar implícito en el mercado, ha sido un completo fracaso y no ha servido para nada más que para “marcar” en una pantalla de cotizaciones valores irreales. El gobierno debe entender que los precios de los cambios son sólo uno de los elementos constitutivos del mercado, el otro gran elemento es la accesibilidad al mercado que es la que ha restringido o prohibido tanto en el “oficial” como en el negro. Si desea ahora evitar males mayores a los que sobrevendrán como consecuencia del colapso del peso de papel, mi sugerencia es que al menos restaure un mercado unificado, donde cualquiera pueda comprar y vender sin dar explicaciones, y donde el precio surja de la flotación libre o sucia, da igual, o bien si se anima y tiene con qué, con cambio fijo, aunque sabemos que carece tanto de los medios como de la comprensión intelectual para hacerlo con el elenco de ideólogos que comandan actualmente los destinos del país.

infobae.com

Intervención oficial intentó frenar el liqui y el dólar bolsa, pero la jugada no fue suficiente


Operadores aseguraron que la ANSeS y el Banco Nación salieron a cambiar dólares por pesos a través del Bonar 2017 que operó un volumen récord, pero solo lograron una baja momentanea.

por ANDREA RIVAS

Intervención oficial intentó frenar el liqui y el dólar
bolsa, pero la jugada no fue suficiente

"Mirá el volumen en AA17, pone y pone el Nación y le llevan con aspiradoras", comentaba un operador.

La frase puede ser difícil de interpretar para muchos, pero dentro del mercado quería decir una sola cosa. El Gobierno intevino esta tarde fuerte en el mercado para frenar el Contado con Liquidación y el dólar bolsa, pero lo que en un principio surtió efecto, luego se le vino en contra.

“El Banco Nación y ANSES están dando bonos en dólares contra pesos. Venden AA17(Bonar 2017)”, confirmó otro operador consultado por Cronista.com.

Otro hombre del mercado también confirmó la intervención oficial, aunque consideró que los esfuerzos tienen cada vez "efectos más cortos sobre la plaza".

El monto operado de AA17 ascendía 876 millones a las 16, contra los 180 millones de ayer. "Ellos ponen y se los sacan de las manos no logran enfriar nada", aseguraron.

Para algunos, estas medidas son como echar más leña al fuego. El economista Nicolás Dujovne advirtió hoy que “el mercado de contado con liqui se volvió tan grande que ANSES ya no puede controlarlo”.

Dujovne explicó, a través de su cuenta de Twitter, que desde que se declaró legal el contado con liquidación, a través del fallo de la justicia en lo penal económico en mayo de este año, "las multinacionales se empezaron a animar a comprar más”.

“Mandar a importadores al contado con liquidación significa condenar a una abrupta caída a las exportaciones, que se liquidan en el oficial”, agregó.

cronista.com

miércoles, 24 de septiembre de 2014

DESDE EL LUNES - Para quien importa a $ 8,42, su mercancía se encarecerá 72% en sólo algunas horas. Importas $14,50, exportas a $8,40. No hay empresa que aguante.

Importadores denuncian que el Central los manda a comprar dólares al mercado paralelo


Corrida cambiaria

Es una "sugerencia" en respuesta a la escasez de reservas. Es una operación legal a través de la Bolsa.


Juan Carlos Fábrega, visto por Sábat.

Gustavo Bazzan

La Cámara de Importadores de la República Argentina (CIRA) denunció que el Gobierno les "sugirió" que los dólares que necesitan para adquirir sus insumos los compren en el mercado paralelo. Así lo señaló Miguel Ponce, vocero de CIRA, ante una consulta de este diario. "Hace una semana el Banco Central les dijo a los bancos que comuniquen a sus clientes que por la escasez de reservas, las empresas deberán conseguirse las divisas en el mercado paralelo".

Esto explica la disparada del dólar en el mercado paralelo, pero legal: es el que se negocia a través de bonos, y que se conoce como "dólar bolsa" o "dólar contado con liqui". Ayer, cotizaron a cerca de 14,60 pesos, 75% más caro que el oficial. El blue ayer cerró a $15,43.

En el primer caso, la operación se realiza comprando bonos con pesos y vendiéndolos contra dólar billete, que quedan depositados en una cuenta en un banco local. Es todo legal y se realiza en el mercado argentino. Para el contado con liqui, se pagan los bonos con pesos y luego se los transfiere a una cuenta en el exterior, para después venderlos también contra dólares que quedan depositados fuera del país.

La sugerencia a los importadores para que vayan a buscar dólares al mercado paralelo no está respaldada por una resolución del Ministerio de Economía ni circular del Banco Central. Forma parte de la "normativa oral" que se estableció desde la época en que Guillermo Moreno estaba al frente de la Secretaría de Comercio.

Naturalmente, volcar esa instrucción en un texto normativo significaría lisa y llanamente la oficialización del desdoblamiento cambiario, algo que por ahora el Gobierno se niega a reconocer.

Ponce recordó cómo se fueron acentuando las restricciones para acceder al dólar oficial, una política que casualmente coincide con la caída de la Argentina en default parcial, el 30 de julio.

"Primero bajaron de 300.000 a 150.000 dólares el límite a partir del cual el banco debía informar la operación cambiaria que estaba por realizar. Y luego fijaron que a partir de 200.000 dólares, es la propia empresa la que debe presentar la solicitud de compra de divisas al Banco Central".

Lo que está ocurriendo, dice Ponce, es que la Secretaría de Comercio libera las Declaraciones Juradas Anticipada de Importación (DJAI), pero luego la empresa no logra acceder al mercado de divisas, lo que la lleva a volcarse al paralelo.

La realidad es que el importador que incorpora como costo un dólar de $ 14,50 tiene dos opciones: o deja de importar el producto en cuestión o lo traslada plenamente a su precio. Las consecuencias son conocidas: desabastecimiento o fuerte suba de la inflación.

clarin.com

El dólar blue no es el problema, el dólar oficial, sí


TOMÁS BULAT

La pregunta que más contesto en la calle o en las entrevistas es acerca de si el dólar seguirá subiendo. Ya nadie aclara en la pregunta a qué dólar se refiere, dado que es el blue el que tiene la mayoría en la cabeza.

Por supuesto mi respuesta es que ahora oscilará alrededor de 15, pero luego volverá a subir, acompañando a la inflación. Es que el dólar blue ya devaluó y ahora su variación es la inflación más un poco de incertidumbre que aporta el gobierno. Tampoco veo al dólar blue dando grandes e intempestivos saltos a 20 o más como algunos presuponen, lisa y llanamente porque todavía no hay una cantidad de pesos suficientes en la economía para comprar a ese valor.

Para que el dólar blue suba mucho, los pequeños ahorristas tendrían que tener muchos pesos guardados esperando para comprar dólares y lo cierto es que hoy la mayoría ya no tiene pesos. Entonces, el ahorrista compra dólares en la medida en que consigue pesos, y para que eso ocurra, el Estado debe imprimirlos.

De hecho el gobierno imprime muchos billetes y continuará haciéndolo. En la medida que haya más pesos, entonces el dólar blue seguirá subiendo, pero no es esperable que tenga saltos. Sube más bien como una escalera. De pronto salta a un nuevo piso y se mantiene un tiempo allí, hasta que vuelve a subir de nivel, y así sucesivamente. Si bien el blue preocupa a unos cuantos, es una ventaja para algunos sectores económicos, entre ellos el turístico. Nada lo evidencia mejor que el video de nuestro ya famoso canadiense asaltado por un ahora ‘arrepentido’ ladrón argentino. Cuando le hacen una entrevista en el programa de Majul le llama la atención la diferencia de precio entre el dólar del banco y de la calle. En el banco le dan 8 pesos y en la calle 12,50, dice extrañado.

Obviamente él cambiaba en el mercado paralelo, como le habían aconsejado sus amigos que vinieron a visitarnos, porque todo le sale un 50% más barato. Al dólar oficial, Buenos Aires es carísima, pero a dólar paralelo no lo es. Por lo tanto, el turismo se mueve más, compran más ropa, salen a comer, etc. porque les resulta conveniente. A dólar oficial eso sería imposible.

Esto se ve claro en las ciudades lindantes con países vecinos. Hoy el turismo de fin de semana de chilenos a Mendoza vuelve a crecer con la suba del dólar blue, ya que hace a la Argentina competitiva.

Por lo tanto, la suba del blue para muchos sectores es una buena noticia, porque Argentina gana competitividad y toma dinamismo.

El dólar oficial
El debate importante es qué ocurrirá con el cada vez más escaso dólar oficial, que impide exportar y lentifica las inversiones. Los exportadores e inversores demoran sus decisiones de ingresar divisas esperando un dólar que les permita ganar rentabilidad. Esto que el gobierno llama especulación, es simplemente preservar el valor de los ahorros de las personas.

Todos sabemos que el dólar oficial deberá subir, lo que no sabemos es cómo ni cuándo. Esa es la mayor incertidumbre de hoy. El ministro se verá en la necesidad de entender que su tipo de cambio no es sostenible en el tiempo y que debe dar señales claras de cómo va a manejar esa variable. Mientras más tiempo la tenga fija, más incertidumbre genera.

Un dólar a 8,40 si bien funciona como un ancla antiinflacionaria, está matando la producción y las exportaciones exactamente igual como lo hizo el 1 a 1 de los 90. La caída de la industria ya alcanza niveles muy preocupantes y ahora viene el campo, que con los nuevos valores de los granos, tampoco estará en condiciones volver a dinamizar la economía.

El futuro del dólar oficial es la gran incertidumbre que paraliza la economía.

Inflación vs. Devaluación
Esto ya lo he explicado en reiteradas oportunidades, pero vale la pena repetirlo: cuando sube el dólar hay que diferenciar el componente inflación del componente devaluación. Si hoy invito un café a alguien que cuesta 15 pesos, y el dólar está a 15 pesos, entonces con 1 dólar compro un café.

Ahora bien, al año siguiente invito de nuevo un café, pero esta vez cuesta 20 pesos; si el dólar está a 20 pesos significa que no devaluó, solo siguió el ritmo de la inflación. Sigo comprando 1 café con 1 dólar.

Devaluación es cuando con 1 dólar compro 2 cafés. Entendiendo esto es que podemos predecir lo que pase con el dólar blue y el oficial. El dólar blue ya devaluó, ahora a lo sumo sube con la inflación. No es esperable subas más abruptas, sino un acompañamiento a la suba de precios.

El dólar oficial es el que deberá subir por dos razones. Primero, debido a la inflación existente, y segundo, para mejorar la competitividad de la producción argentina.

Todos sabemos lo que pasará, lo que no sabemos bien es cómo ni cuándo.

cronista.com

Ventas ‘amigas’ contienen al dólar oficial y al liqui, pero el blue sube a $ 15,45


El Gobierno trató de controlar las distintas cotizaciones del dólar durante el día de ayer, pero se le escapó la única a la que no accede: el blue saltó 27 centavos. Ventas de organismos oficiales lograron bajar al contado con liquidación y al dólar oficial. La brecha cambiaria llegó al 82%, su nivel más alto del año por encima incluso del nivel que mostró en enero, y es récord desde mayo del año pasado

por MATÍAS BARBERÍA Buenos Aires

El Gobierno salió a intervenir las diferentes cotizaciones paralelas del dólar pero no logró arrastrar con las bajas que causó a la cotización informal: el blue saltó 27 centavos hasta $ 15,42 y llevó a la brecha con el oficial al 82% en un mercado ilegal todavía trabado por las inspecciones de la semana pasada. En el mercado formal, el Banco Central (BCRA) vendió u$s 20 millones mientras que en la plaza bursátil los operadores aseguraron que organismos oficiales compraron y vendieron bonos soberanos para hacer bajar al "contado con liquidación" y al "dólar Bolsa", que perdieron 17 centavos y 1 centavo, respectivamente.
Con los movimientos de ayer, la constelación de cotizaciones que tiene el dólar quedaron de la siguiente manera: el oficial mayorista bajó siete milésimas a $ 8,42, el blue quedó en $ 15,42, el "liqui" en $ 14,35 y el Bolsa en $14,55.
La brecha entre el dólar oficial y el paralelo avanzó 3 puntos porcentuales ayer y alcanzó así su mayor nivel del año, aún por encima del nivel que demostró en enero pasado, durante una suba del 23% del dólar oficial. La brecha cambiaria es la más alta desde mayo de 2013, cuando superó el 100%.
En el mercado formal, las trabas que el BCRA impone a los pagos al exterior más la renuencia de los productores agropecuarios a vender su cosecha en medio de la incertidumbre cambiaria, el volumen operado fue ínfimo. Se operaron algo menos de u$s 160 millones en los dos mercados cambiarios mayoristas, el Siopel y el MEC.
Con ventas puntuales de la mesa de operaciones de la entidad que conduce Fábrega –por u$s 20 millones– la cotización oficial tuvo un leve retroceso que desconcertó a los operadores.
"Los cierres de hoy(...) abren algunos interrogantes acerca del propósito oficial en la materia", escribió un corredor cambiario en un mail a sus clientes. "La caída que experimenta el real en Brasil y la relativa fortaleza del dólar frente al euro hacían presumir que la evolución local de los precios del dólar acompañarían los movimientos internacionales, algo que en la práctica no sucedió por decisión oficial", agregó.
Fábrega supo decirle a los bancos que su objetivo era evadir un salto discreto del tipo de cambio como el que se vio en enero a través de microdevaluaciones. Los meses pasan y eso no ocurre, con lo cual no parece ser suya la receta aplicada.
Donde sí se ve el libreto de Fábrega es en la intervención sobre las cotizaciones del dólar que surgen de las operaciones con bonos y acciones. El "contado con liqui", una operación cambiaria encubierta que consiste en comprar bonos con pesos y venderlos luego fuera del país a cambio de dólares, puede ser conducido mediante ventas de la propia entidad, del Banco Nación y del fondo de inversiones que maneja la ANSeS. También el dólar Bolsa (misma maniobra, pero local). El blue, en cambio, no se puede intervenir con éxito (como probó el ex secretario de Comercio, Guillermo Moreno).
Según operadores bancarios, los organismos oficiales compraron bonos y los vendieron a cambio de pesos para frenar esas cotizaciones. En una mesa oficial negaron esto y aseguraron que fueron tomas de ganancias privadas las que bajaron los precios. La rueda previa el liqui había ganado 61 centavos.
La otra variable que Fábrega aspira a controlar, aunque a duras penas, es el "índice reservas". Las tenencias de la entidad avanzaron u$s 3 millones a u$s 28.216 millones ayer, a pesar de las ventas de la entidad. Con algunos yuanes del swap con China que, según fuentes de la entidad, ya empezaron a sumarse a las reservas y algún dibujo en los números preliminares, el Gobierno aspira que la brecha récord no sea acompañada por caída de reservas, la combinación que disparó la corrida de enero.

cronista.com
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...